fachada

 

La Vendimia

El inicio de la vendimia suele ser bastante regular cada año, debido a que un clima tan seco proporciona maduraciones muy regulares. Eventualmente, en años más lluviosos y fríos, se retrasa el comienzo de la vendimia entre 6 y 10 días.

La variedad blanca de origen francés, Chardonnay, es la más temprana y se comienza con su recolección a mediados de Agosto.

La más tardía es siempre la variedad autóctona, Monastrell, siendo su vendimia a mediados de Octubre.

La vendimia se realiza siempre de forma manual con el fín de preservar al máximo la integridad de la uva.

Tras una rigurosa selección de viñedos, se procede al control de maduración. En un primer estado, dicho control es sólo visual: de las hojas, el raspón y de las uvas. A medida que avanza la maduración, se procede a la cata de bayas y finalmente a un control físico mediante análisis, considerando parámetros de azúcar, acidez y estado sanitario de la planta. Con los datos aportados por el control de maduración, se inicia la recolección.

Para ciertos vinos, se realiza una vendimia en cajas, que posteriormente pasan a cámara frigorífica para una pre-maceración en frío y por una exhaustiva selección en mesa.

El resto de la uva se vendimia igualmente de forma manual, pero utilizando remolques de inox o lonas para su transporte a bodega.